sábado, 8 de noviembre de 2008

La Súper estrella de Jesucristo







Jesús es el último rebelde. Fue aquel hombre (y para mi Dios) que se atrevió a revolucionar el mundo sin derramar más sangre que la suya.

Sobre su figura se han escrito y hecho miles de películas. Es que el Señor es una figura controversial e interesante. O lo amas o lo acusas de las cosas malas del mundo, pero no lo ignoras. Con Él, no hay puntos intermedios. Y es que El ya lo dijo, vomita a los tibios de corazón.

Cuando tenía unos 10 años, mi papá me enseño un LP que tenía guardado. Imagínense que fue para mi, acostumbrada a los casetes o 8 tracks, ver un disco negro más grande que la panera. Me lo regalo y lo puso en la consola (que aun tenemos en la casa por alguna razón) y mi vida cambio.

Era el soundtrack de “Jesus Christ Super Star”.


Recuerdo haberme escuchado el disco de corrido unas cien veces. De hecho, aún hoy a mis 23 años me sé cada estrofa de la ópera rock de
Andrew Loyd Webber y Tim Rice.


Me encantó porque yo, alumna de un colegio de teresianas, estaba acostumbrada a una imagen más solemne de Cristo y en esas poderosísimas líricas había encontrado a un Cristo Hombre, Amigo y Dios.

Poco después mi papá me regalo el VHS de la
película de Norman Jewison de 1973 (el cual presté y jamás me devolvieron) y cuando la vi, mi mundo sufrió un cambio de 360°.

Todo en ella era fuera de lo que yo tenía preconcebido. La historia esta contada a través de los ojos de un Judas Iscariote negro (no que yo sea racista pero vuelvo a lo mismo, uno esta acostumbrada a las imágenes europeas como el Pantocrátor), los apóstoles son hippies, hay mujeres apóstoles, María Magdalena no era la prostituta irredenta si no una mujer convertida y enamorada y las letras hablaban de cosas que seguían (¿siguen?) pasando en esa época.



Es una de las manifestaciones más poderosas de Cristo y vino en un momento clave para la Iglesia Católica, el Concilio Vaticano Segundo. Ted Nelly le dio una fuerza descomunal al Nazareno; basta ver la escena del Huerto de los Olivos o Getsemaní (“Nail me to your cross and break me, Bleed me, beat me, Kill me. Take me, now! Before I change my mind.”).



Hay muchas formas de retratar a Jesús, pero el relato de la Pasión de ésta ópera rock es sin igual. Por primera vez vemos los temores que Judas Iscariote pudo haber tenido y que, si me permiten decirlo, no son diabólicos si no muy humanos. Se critican los dos lados de la moneda la falta de fe con Judas ("Heaven on their minds") y la fe ciega casi fanática con Simón el Celote ("Christ you know I love you") que es tan endeble como la duda en los momentos de prueba verdadera (Pedro en “Peter’s Denial”).


Los villanos son más que nada caricaturas. Pilatos es un ser que se muere de miedo de lo que la historia opinará de él, lo que al final lo lleva a condenar a Jesús. Herodes es como esos tele mercaderes de la fe que te buscan soluciones milagreras que puedan comerciar mientras que el Sanedrín y Caifás y Anás, hacen lo que hacen porque verdaderamente creen que es lo mejor para el pueblo.

Judas se desarrolla mejor que ninguno. Su indecisión y su culpa lo llevan al final que todos conocemos para regresar antes de la Crucifixión y cantar la canción lema de la película (“Jesus Christ, Jesus Christ, Who are you? What have you sacrificed? Jesus Christ Superstar, Do you think you're what they say you are?”).

Y Jesús. Oh, Jesús. Ese es el Cristo en el que yo creo, un Jesús vivo que tuvo miedo, que dudo y que se dejó a la voluntad de Dios Padre para sufrir como hombre y entendernos mejor. Un paralelismo fortísimo entre Cristo y María Magdalena, Pilatos y Judas, es la soledad. Los cuatro tienen momentos en que la soledad los sobrepasa y los lleva a los momentos más poderosos de los personajes.

Lo único que no me gusta es que lo deja en la Cruz. Es decir, nos muestra la mayor entrega de amor de la historia y se queda ahí. Y entiendo que sea Superstar porque fue un hombre extraordinario pero (ojo, aquí ya habla la católica que hay en mi) me hubiera encantado ver aunque fuera una sola toma con la Cruz vacía para mostrar la trascendencia de Cristo.

Me causa una extraña sensación ver esta película. Cuando se ve la puesta del sol sobre el Gólgota en “San Juan 19:41”, la más absoluta desolación se apodera de mi. Un sentimiento que Carl Anderson (Judas) representa maravillosamente al momento de subirse al camión y ver por última vez la Cruz. Sin embargo, después se ve como un pastor cruza la escena y el sentimiento de esperanza renace (una toma que no estaba planeada, se trata en efecto, de un pastor que iba cruzando sin saber que entraba en cuadro).




Amo las óperas rock, me puedo desmayar con “Tommy” de “The Who” (1975) y “Godspell” (1973) me hace reír, pero ninguna me mueve las fibras del mismo modo que lo hace “Superestrella”. Aun lloro en la escena de los 30 latigazos, de vez en vez, en los momentos de mayor dolor canto para mi “Could we start again?” y para calmarme repito el mantra “Everything is all right, yes, everything is fine”.

En definitiva no es la más piadosa de las películas ya que falla al mostrar la faceta divina de Jesús, pero su fuerza esta en eso precisamente, en mostrar un Cristo hombre y amigo.

Y no hay mayor amor que el de Aquel que da la vida por sus amigos.




Si gustan las letras de las canciones las pueden encontrar aquí.
....

7 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Con esta entrada has dado en el clavo. Jesucristo Superstar es el musical que más me gusta, pero es que, además, está entre mis 10 películas favoritas.
Mi historia es similar a la tuya. Encontré un cassette de mi padre con los temas principales. A fuerza de escucharlo me aprendí las canciones. Cuando vi la película en VHS me impactó, y era maravilloso ver en imágenes esas canciones que tan familiares me resultaban ya.
Conservo el doble LP, aunque con una portada distinta a la que tú muestras, asi como la película en VHS. Espero que la editen algún día en DVD. Al menos aquí en España no ha salido.
A mí me encantaba cantar eso de:

Good Caiphas, the council waits for youuuu.
The Pharisees and priests are here for youuuu

Ha sido un placer leerte.

March La Cinefila Desconocida dijo...

Si se trata del LP con la portada azul es el mismo que yo tengo mi querido JuanRa. Esta película es una de los films que me han marcado más y me han dado forma. Aquí en México ya se encuentra el DVD en tiendas como MixxUp pero es la versión de USA está carísimo, pero puedes encontrarlo en e-bay o amazon.

Gracias por leerme.

Luigi De Angelis S. dijo...

No he visto “Jesús Christ Super Star” por dos razones:

1. No soy muy adepto a la ópera rock.
2. Mi concepción religiosa es tan cerrada y conservadora que realmente tengo miedo de no poder digerir en lo absoluto la visión de Andrew Lloyd Weber en el musical.

Quisiera que me ayudes con datos sobre “Jesús Christ Super Star” con el fin de saber exactamente hasta dónde llega su irreverencia y si en algún momento hay demasiadas blasfemias o herejías… Realmente yo puedo ver de todo en el cine pero por alguna razón me cuesta mucho trabajo aceptar el irrespeto por una religión (sea cual fuere).

Luigi De Angelis S. dijo...

March,
Así como tú tienes a tus actores fetiches yo también los tengo (¡Uma!) y moneando en Internet encontré algo que puede ser interesante para ti, considéralo un regalito de mi parte. Revisa este link:

http://www.fanpix.net/picture-gallery/094/289094-christopher-meloni-picture.htm

JuanRa Diablo dijo...

Hola Luigi

No se lo que opinará March pero yo me atrevo a sugerirte que veas la película pues no ecuentro nada irreverente en ella. Tiene una fotografía muy cuidada y unas canciones bellísimas. Eso sí, la ambientación es anacrónica y resulta impactante ver tanques por el desierto o soldados armados, pero esto no deja de ser un símil o una alegoría del poder. La estética es muy de los 70, con mucho ambiente hippy, pero la figura de Cristo, apóstoles, Magdalena, etc, es tan humana como la podría haber reflejado el director más respetuoso.

Un saludo

March La Cinefila Desconocida dijo...

Luigi, la película es una visión moderna del Evangelio según San Mateo, no hay grandes herejías, salvo una visión un poco más cercana al cariño de María Magdalena hacia Jesús.

No hay blasfemias, tan es así que está en la lista de películas recomendadas por el Vaticano.

Por otro lado, te agradezco mucho el link, ya baje todas las fotos. Siempre estoy en busqueda de fotos de Lee Tergesen o Christopher Meloni.¡Muchas gracias!

Luigi De Angelis S. dijo...

juanra y march,

Gracias por sus comentarios. Con lo que me han dicho entonces ya estoy listo para echarle un vistazo a ese musical.